Kodak: ascensión y caída de una leyenda.

George Eastman (USA, 1854-1932)

George Eastman (USA, 1854-1932)

La compañía Eastman Kodak se fundó a partir de la “Eastman Dry Plate Company”, empresa para la fabricación de placas fotográficas fundada por el inventor George Eastman con el mecenazgo del empresario Henry Strong en 1881 en Rochester, Nueva York en los Estados Unidos de América.

El Nombre “Kodak” se lo inventó Eastman en 1888 porque la “K” era su letra favorita y quería un nombre que fuera fácil de pronunciar en todos los países. Tanto el nombre como el logo se registraron en el mercado alemán entre el 29 de octubre de 1894 y el 5 de abril de 1895.

La empresa, también conocida como “el gigante amarillo” ha sido casi desde siempre el mayor proveedor de película tanto a nivel amateur como profesional.

El eslogan legendario del momento, al salir su “kodak Camera” ideado por Kodak era “Usted aprete el botón, que nosotros hacemos el resto” con el cual pregonaban sus sistema de revelado en el que el usuario recibía la cámara con 100 disparos y, tras realizar éstos, se devolvía la cámara a la Kodak (o tienda autorizada habitual) y se le daban de vuelta cargada de nuevo, más la imágenes reveladas. No era un sistema barato, pero sí cómodo!

Kodak navidad

Publicidad Kodak con el slogan: “Usted apriete el botón, que nosotros hacemos el resto”.

Las primeras impresiones  Kodak eran circulares.

Las primeras impresiones Kodak eran circulares.

Kodak ya produjo desde sus tiernos principios rollo fotográfico y a partir de 1888 empezó también su andadura como productor propio de aparatos de fotografía, como las series Kodak No.1, No.2, etc, las Brownie, Hawk eye y un largo etcétera.

Con su modo de producción y la sencillez de sus cámaras, puso el mundo de la fotografía amateur al alcance de las masas de la población media americana.

En 1891 abre su primera fábrica en Inglaterra y ve la luz la primera cámara Kodak con rollo intercambiable, permitiendo el cambio del mismo incluso a la luz del día.

En 1895 producen su primera Kodak Pocket y en 1899 absorbe a la Blair Camera Co. de Boston, Massachusets, asegurándose así la propiedad de los modelos Hawk Eye, entre otros.

Primera cámara Kodak, y la Kodak Hawk Eye.

Primera cámara Kodak, y la Kodak Hawk Eye.

En 1921 la Kodak se estableció también en Alemania (gran potencia en cuanto a fotografía se trataba), aunque anteriormente ya tenía una oficina comercial en Berlín desde 1896, junto a la compañía Stoess & Co. GmbH, fundando tras la primera guerra mundial la fábrica “Chemische Werke Odin GmbH” en Ebersbach. Esta empresa fue disuelta en las navidades de 1939 poco después del comienzo de la segunda guerra mundial, por ser en parte posesión de un “país enemigo” aunque por esas fechas aún no estuvieran en guerra con los EEUU.

En 1898 lanzan su primera cámara hecha de metal, la “Kodak Folding Pocket”, y en el 1900 su primera Kodak Brownie, por 1$.

Kodak Folding Pocket y Kodak Brownie

Kodak Folding Pocket y Kodak Brownie

En 1914 Kodak introcude sus modelos autográficos, con los que se pueden escribir notas el las fotografías a través de una apertura en la trasera de la cámara, utilizando un lapicero metálico incluido en la cámara. Por desgracia éste lapicero desaparece de sus cámaras portadoras a través del tiempo.

n 1927 Kodak adquirió la empresa de producción de película “Glanzfilm AG” en Berlín y a finales de 1931 la fábrica de cámaras del Dr. August Nagel en Stuttgart. Las cámaras aquí producidas ya bajo regencia de Kodak llevaban añadida la indicación “Dr. Nagel – Werk Stuttgart”.

Para que los sentimientos antiamericanos presentes en Alemania en los años 30, no dañaran la imagen y las ventas de la compañía, hicieron publicidad de que gracias a Kodak había trabajo y pan para 1500 familias y que las cámaras allí producidas eran totalmente alemanas, producidas con componentes nacionales.

En 1926 Kodak saca su película Pancromática en blanco y negro, permitiendo una escala de tonalidades muy superior a las actuales.

En 1928 saca su película KODACOLOR para el mercado amateur, que trabaja en 3 colores.

Kodak Policromático y una fotografía de muestra (arriba), y Kodacolor y una fotografía de muestra (abajo).

Kodak Policromático y una fotografía de muestra (arriba), y Kodacolor y una fotografía de muestra (abajo).

En 1934, Kodak lanza en su planta de Stuttgart la KODAK Retina; la primera cámara de precisión en pequeño formato, al sensacional precio de tan sólo 75 RM (Marco alemán).
En 1935, Leopold Mannes y Leopold Godowsky desarrollan en Rochester la película color KODACHROME para cine y una año más tarde para cámaras de 35 mm.
A partir de 1940, se empleó la planta de Stuttgart para la producción de material de guerra.
Kodak siempre fue el competidor por excelencia de la marca alemana Agfa, luchando por ver quién sacaba antes al mercado alguna cámara o tipo de película mejor que el otro, aunque normalmente era Kodak quien iba a la cabeza de la competición, sobre todo en el tema de películas y rollos perforados.
En 1957 Kodak introduce su serie de cámaras diminutas de bajo coste y fácil uso, la Brownie Star.
En 1963 y hasta 1970 se introduce la serie Instamatic, de la que se vendieron más de 50 millones. La innovación de la cámara era que la película venía protegida en un casette y se transportaba automáticamente al insertarlo en la cámara. Esta máquina con su sistema tuvo un increible calado en el fotógrafo amateur, como dejan ver sus cifras de ventas.
En 1972 obtiene otro éxito comercial con la Kodak Pocket instamatic y su nuevos casettes-110. También introduce al mercado la nueva película en color en 100 ASA/21 DIN.
Kodak Instamatic 50 y la Kodak Instamatic 110

Kodak Instamatic 50 y la Kodak Instamatic 110

En los años 80, Kodak sufrió algunos patinazos comerciales, como la presentación de su “Kodak-Disc-System” que debía simplificar enormemente el revelado de las fotos, pero que no caló en la sociedad fotográfica y todas las cámaras y filmes de dicho sistema fueron retirados, causando grandes pérdidas a la empresa. Esto le pasó además tras haber perdido recientemente un litigio con la casa Polaroid por utilizar su sistema de fotografía instantánea.

Kodak fue una de las primeras empresas en empezar con la fotografía digital, sacando en 1992 el CD copiable como lo conocemos hoy en día. Esto supuso un “golpe bajo” para su producción de película analógica, con lo que a principios del 2004 Kodak anunció su propósito cancelar su sistema analógico APS que había lanzado pocos años antes, para concentrarse en la fotografía digital.En el 2005, Kodak dejó de fabricar película en blanco y negro y el 22 de junio del 2009 hizo lo propio con su película en color más famosa, la Kodachrome, tras 74 años de producción.

Fotografía capturada con película Kodachrome (Chalmers Butterfield), al centro la película Kodachrome, y a la derecha una diapositiva el color capturada con una película Kodachrome.

Fotografía capturada con película Kodachrome (Chalmers Butterfield), al centro la película Kodachrome, y a la derecha una diapositiva el color capturada con una película Kodachrome.

Razones de su caída
En los años 90, una acción de Kodak llegó a valer 70 dólares; de pronto cotizaba a 50 céntimos. Poco después, la compañía dejó de cotizar en Bolsa. En Rochester, la ciudad a orillas del lago Ontario donde la empresa tiene su sede desde que se creó, había hace 20 años 195 edificios de la firma que empleaba a más de 30.000 personas, cuya mayor preocupación era si encontrarían un sitio para aparcar. Ahora, Kodak apenas emplea a 7000 personas, y hace unos meses anunció su entrada en concurso de acreedores. Finalmente lanza la que es la última cámara que fabricará en toda su historia. La compañía, cuyo logotipo rojo y amarillo es tan inseparable de Occidente, es la gran derrotada de la revolución digital.
Del laboratorio de Rochester no solo habían salido carretes fotográficos, sino también las películas usadas para las imágenes por rayos X, los microfilmes para los archivos, los rollos de película de 16 y 35 milímetros para el cine y las películas para las cámaras de Super-8. También fabricaron en serie proyectores de diapositivas, casetes de vídeo, disquetes, etc.
Kodak super 8 (filmadora)

Kodak super 8 (filmadora)

 Kodak no había dejado en todas las décadas de alimentar el mercado con nuevos aparatos: no era nada extraño que se presentaran 20 o 30 nuevos productos cada año, impresoras y fotocopiadoras, CD regrabables, cámaras desechables, papel fotosensible y películas fotográficas de todas las clases. En películas de la marca Kodak se grabaron sin excepción todos los largometrajes galardonados con el Óscar a la mejor película entre 1928 y 2008. Pero en 2009 este honor recayó ya en las películas de Fujifilm. El proceso de producción cinematográfica se puede completar hoy sin usar ya película alguna. Está completamente digitalizado.
¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo una empresa que hace 40 años fabricó la cámara que captó la imagen del hombre en la Luna dependió de un auténtico milagro para no desaparecer? ¿Cómo pudo hundirse una compañía que en los años 70 fabricaba el 90 por ciento de las películas vendidas en EE.UU y el 85 por ciento de las cámaras? ¿Cómo pudo Kodak dejar pasar la era digital sin subirse a ella?
Al buscar respuestas, sorprende descubrir que la propia Kodak desarrolló en 1975 la primera cámara digital del mundo. Era, con todos sus componentes, como tres cajas de zapatos. Su inventor fue el ingeniero de Kodak Steve Sasson. Hacía unas fotos en blanco y negro muy malas y no parecía un producto comercial.
KODAK digital

Primera cámara digital del mundo, Kodak 1975.

Pero Kodak siguió investigando. Sus sensores mejoraron y poco después empezaron a instalarse en aparatos militares y, más tarde, en cámaras Nikon y Leica. Los jefes en Rochester no dormían: la situación empezaba a ser muy inquietante.

Larry Matteson, durante años uno de los vicepresidentes seniors de la compañía, elaboró en 1979 -cuatro años después de la invención de la cámara digital- un informe sobre esa tecnología. En él aseguró que de forma inexorable los productos Kodak habrían dado el paso a lo digital en 2010.Analizada la situación con objetividad, se podía decir que la empresa era especialmente buena en dos cosas. Por un lado, eran líderes mundiales en química orgánica. Además, gracias a su inigualable experiencia en la fabricación de películas, Kodak podía cubrir cualquier tipo de superficie con elevada precisión y a enorme velocidad. «Pero ya se habrá dado usted cuenta de lo que eso significaba -dice Matteson-, ambas eran cualidades que no se podían aplicar a la obtención de imágenes digitales».

Apostarlo todo a lo digital, transformar una empresa química y fotográfica pujante en una compañía electrónica, parecía imposible y también un sinsentido. La sociedad analógica seguía funcionando a toda máquina a finales de los 70 y todavía prometía ofrecer muchos años de grandes beneficios. Además, era fácil llegar a la conclusión de que los márgenes de beneficio del negocio digital nunca se aproximarían a los que ofrecían las películas analógicas. Eran demasiado pequeños para mantener una empresa como Kodak. Todo apunta a que la compañía se encontraba hace 30 años ante una única elección: suicidarse ya o dejarlo para más adelante.

«El error -dice Matteson- fue que Kodak nunca pudo deshacerse de la idea de que era una empresa fotográfica». De vez en cuando, alguien hacía un llamamiento a transformar la compañía por completo, añade. Se sucedían los ejecutivos y planes de cambio. Se invirtió en crear una división farmacéutica a partir de la rama química, se dedicaron millones a intentar hacerse con el mercado de la impresión digital, un plan que se puso en práctica, se desechó después y se volvió a adoptar más tarde».

A la gente de Kodak no se le ocurrió la idea, tan salvadora como radical, de Fujifilm en Tokio: redirigir el negocio químico a la producción de cosméticos. Otras propuestas, como la de emplear su inigualable tecnología de recubrimiento para fabricar papeles pintados o pósits, eran descartadas por indignas. En Rochester reinaba un letal ‘esprit de corps’: ellos le habían dado al mundo las fotografías de la Luna, no se iban a poner a hacer papeles pintados.

Foto Oficial de la Nasa de la llegada del hombre a La Luna. Kodak

Foto Oficial de la Nasa de la llegada del hombre a La Luna. Kodak

Al principio supieron sacarle partido; de hecho, la empresa ocupó en 2005 el número uno del mercado norteamericano de cámaras digitales. Pero la desgracia quiso que estas cámaras no tardaran en ser absorbidas por los primeros smartphones, el siguiente salto tecnológico estaba servido. La gente empezó a hacer sus fotos con los móviles, apenas usaban ya las cámaras digitales, y una alocada competencia entre los fabricantes acabó por hundir los precios.

En Rochester se encuentra la antigua residencia de George Eastman, sede de uno de los más destacados museos del mundo dedicados a la imagen: alberga las colecciones privadas de Martin Scorsese, Norman Jewison o Spike Lee. Allí se guardan 4000 cámaras e imágenes de valor incalculable. Con todo, el documento más impresionante es la carta de despedida que George Eastman escribió en 1932, viejo y enfermo, antes de dispararse con una Luger. La nota, expuesta en una vitrina, tiene tres líneas, y hoy se puede leer como un mensaje a la tambaleante empresa Kodak: «A mis amigos: Mi trabajo está hecho. ¿A qué esperar?».

Carta de George Eastman: «A mis amigos: Mi trabajo está hecho. ¿A qué esperar?». 1932.

Carta de George Eastman: «A mis amigos: Mi trabajo está hecho. ¿A qué esperar?». 1932.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s